Marruecos prepara un nuevo modelo económico para el Sáhara

El periodista Javier Casqueiro, del diario EL PAÍS, publicó hace unos meses un interesante artículo acerca del modelo económico que Rabat quiere impulsar en las provincias del sur y en el potencial económico que está adquiriendo esta zona, no sólo por su crecimiento demográfico, sino también por las oportunidades que presenta. Sin embargo, Rabat es consciente de las limitaciones que posee esta región. Tanto las imposiciones naturales del medio (casi todo el espacio es desértico y apenas genera recursos, como los fosfatos) como otros aspectos vinculados a la economía de renta y subvenciones condicionan negativamente un desarrollo económico que se pretende cambiar.

Como recoge el articulista: “El rey marroquí lanzó otro mensaje de calado en su simbólico discurso de hace un mes. Negó las acusaciones de pillaje que se hacen sobre la actuación de Marruecos en ese territorio, aseguró que por cada dirhan que se obtiene allí se invierten siete pero reveló también que el modelo actual no le gusta ni le sirve. Todas las autoridades tomaron nota del toque. El monarca señaló el problema: el Sáhara funciona con una sistema lleno de disfunciones, privilegios e injusticias”.

EL AAIUN 2

Asimismo, el wally (gobernador) de la región, Bouchaib Yehdih declaró que “El mensaje del rey fue muy claro y queremos empezar una nueva etapa basada en la justicia social con más aproximación a la pobreza”, insistiendo además en el reciente progreso experimentado en la zona: “Había 927 alumnos y ahora hay 50.000, había un instituto y ahora 15, miles de kilómetros de carreteras, cada pueblo con estación de agua y electricidad, telecomunicaciones, internet, una televisión regional y dos emisoras, dos aeropuertos, cuatro puertos, dos hospitales…”. Por su parte, Mohamed Abdou Essallami muestra los avances en infraestructuras: el teatro de Oum, la biblioteca regional, la piscina cubierta o la nueva estación. Añade que: “Ahora vendrá otra política estratégica de Estado, global, que la población local aplaudirá, con una desarrollo más humano, más explotación de los recursos naturales y por ejemplo cambiar la política de subvenciones, disminuirla y apostar por los créditos más baratos o gratuitos”.

Javier Casqueiro puntualiza que no se sabe muy bien qué pasará ahora, ya que muchas de las previsiones se basan en conjeturas. El informe del Consejo Económico y Social alertaba que en el Sáhara, Marruecos destina el 50% de su presupuesto para ayudas directas para unas 34.000 personas y 46 millones en la lucha contra la pobreza. Asimismo, cuenta con una alta tasa de paro (20%), una cifra que se duplica para los diplomados superiores.

Fuente: Javier Casqueiro,”Rabat cambia el rumbo en el Sáhara”, El País.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en este enlace ACEPTAR

Banjul_International_Airport